martes, 2 de agosto de 2011

EUAGGELION:LAS BUENAS NUEVAS.

 La prueba de que euaggelion es el centro del mensaje cristiano se aprecia en el hecho de que aparece setenta y dos veces en el NT y, de éstas, cincuenta y cuatro corresponden a las epístolas de Pablo. Para el más grande los misioneros cristianos el cristianismo era, fundamentalmente, "buenas nuevas". Aquí hay un contraste implícito. La predicación de Juan el Bautista es, con su fuego consumidor, su aventador y su hacha puesta a la raíz de los árboles, lo contrario de buenas nuevas; más bien, son noticias de desastre. Sin embargo, toda la esencia del mensaje de Jesús es "buenas nuevas de Dios".Mar_1:14; 1Ts_2:2, 1Ts_2:8-9). Son buenas noticias de Dios porque revelan un Dios que los hombres nunca hubieran podido soñar. Son buenas noticias "dadas por Dios" porque Dios está detrás de todo el proceso de la salvación. Siempre será erróneo pensar en un Dios colérico y un Cristo dulce y amable; suponer que Jesús cambió la actitud de Dios hacia los hombres, es un desatino. Fue Dios quien, por el gran amor que tiene al mundo, envió a Su Hijo. Las buenas nuevas son de Dios y desde Dios.Mar_1:1; 2Co_4:4; 2Co_9:13; 2Co_10:14). Son buenas noticias de Jesucristo en dos sentidos: (a) Jesús las "trajo" a los hombres; sin él nunca las hubieran conocido. (b) Jesús mismo "era" euaggelion para los hombres. No sólo les dijo cómo es Dios; también les mostró al Padre.Col_4:3; 1Ts_1:5; 2Ts_2:14). Las buenas noticias vienen de Dios y son de Dios. Las trajo Jesús y son de Jesús. Pero, sin embargo, el hombre debe "apropiárselas". Debe pasarlas por la mente y recibirlas en el corazón hasta que lleguen a ser total e indisolublemente uno.Mar_13:10; Mar_16:15; Hch_15:7). Los judíos habían creído siempre que su nación sería la más favorecida por Dios. Pero el evangelio de Cristo no tiene fronteras. Las buenas noticias son para todos.Gál_1:11-12).Mar_1:15). El todo del cristianismo consiste en vivir una vida dentro de la inalterable convicción de que las buenas nuevas que Jesús trajo de parte de Dios son verdaderas.Rom_15:19; 1Co_9:14, 1Co_9:18; 2Co_10:14; 2Co_11:17; Gál_2:2). Puede asegurarse que un hombre no ha recibido realmente las buenas noticias hasta que desea compartirlas con otros. Un misionero cuenta de cierto indio que, siendo en principio hostil al cristianismo, se convirtió finalmente, se procuró una Biblia y, estando leyéndola, tropezó con un pasaje que le habló al corazón. Entonces, con el dedo puesto sobre ese mismo pasaje, corrió a la carretera, gritando a todos los que pasaban: "¿Tenéis noticia de esto?" Ningún cristiano debe guardar las buenas noticias para él, sino convertirse en un misionero.1Ts_2:4; 1Co_9:16). Dicho de forma más literal, es por "amor de Dios" por lo que ese hombre debe transmitir las noticias que ha recibido.Mar_8:35; Mar_10:29; Rom_1:16; 1Co_9:23). Debe estar dispuesto a jugarse el todo por el todo, movido por la certeza de que, el hombre que obedece a Dios, descubrirá que las promesas de Dios son verdaderas.Rom_1:1; Rom_15:16; Fil,Rom_1:12; Rom_2:22; Rom_4:3; 1Ts_3:2). La recepción de las buenas noticias significa un "privilegio" y, al mismo tiempo, un "deber". Un hombre tiene que estar dispuesto a dar su vida por lo mismo que se la dio a él.Flp_1:7, Flp_1:17). Un hombre debe ser, en todo momento, "un defensor de la fe" por medio de su vida, sus palabras, su conducta y sus acciones.1Co_9:12). La responsabilidad del cristiano temeroso de Dios es procurar que su vida invite a los demás a pensar, aunque sólo sea un poco, en la fe cristiana.2Co_11:4; Gál_1:6-7). Puede darse algo semejante a lo que Pablo llamó "otro evangelio". Cuando un hombre empieza a predicar el evangelio como a él le gustaría que fuera, en vez de como Dios determina que sea, lo único que consigue es predicar "otro evangelio". Solamente después de haber escuchado a Dios, debemos hablar a los hombres. El peligro está en que, en vez de escuchar lo que Dios tiene que decirnos, queramos nosotros decirle a él.Gál_2:5, Gál_2:4; Col_1:5). Con la venida de Jesucristo, terminó el tiempo de adivinar sobre Dios y comenzó el de certeza. Con su venida, concluyó el tiempo de andar a tientas, de buscar entre tinieblas el significado y el camino de la vida, y comenzó el de certeza. Cristianismo no es sinónimo de obsequiar a los hombres con una serie de problemas, sino de darles un arsenal de certidumbres.Gál_2:23). El hombre que trata de vivir por sí mismo, dependiendo únicamente del esfuerzo humano, no puede hacer otra cosa que desesperar de él y del mundo. John Buchan definió al ateo como "el hombre cuya carencia de medios de apoyo no se ve". Cuando un hombre se da cuenta de lo que significan las buenas noticias, se llena de esperanza respecto de sí y respecto del mundo.Efe_6:15). Un hombre es inevitablemente una personalidad dividida mientras se esfuerce por vivir solo. Como Studdert-Kennedy dijo: "Una parte de él depende del cielo y la otra de la tierra." Las buenas noticias nos dicen que la victoria está en rendirse, en la muerte del Yo para que surja en nosotros la vida de Cristo. Las buenas noticias hacen posible que el hombre pueda lograr una personalidad totalmente integrada y carente de las viejas tensiones que nos hacían desdichados.Efe_3:6). Lo característico de los dioses paganos, e incluso de Dios tal como se le conocía en el AT, era la amenaza. Jesús trajo las buenas nuevas que no hablan del Dios de las amenazas, sino del Dios de la promesa. Esto en ningún sentido significa que no tengamos obligaciones en la vida, pues una promesa obliga tanto como pueda hacerlo una amenaza, pero la obligación que nos impone la promesa es contestar al amor, y, no, agacharse ante la venganza.2Ti_1:10). Frente a la muerte, el pagano se afligía y temía como quien no tiene esperanza (1Ts_4:13). Una de las cartas más tristes que figuran en los papiros se refiere a una madre que escribe a los padres de un niñito muerto: "Irene a Taonnophris y Filón, confortaos. Estaba tan apenada, que lloré por vuestro hijo muerto tanto como lo hice por Dídimo. Todo lo que podía hacerse, se ha hecho ... Pero, lo mismo que siempre, frente a estas cosas nadie puede hacer nada". He aquí la perspectiva pagana ante la muerte. Pero las buenas nuevas traen la certeza de que la muerte no es el fin, sino el comienzo de la vida; no es la marcha a la aniquilación, sino a estar eternamente con Dios.1Co_15:1 sigtes.; 2Ti_2:8). Las buenas nuevas que el cristianismo trae son que no rendimos culto a un héroe muerto, sino que vivimos con el Viviente. No nos hemos quedado solamente con un modelo que copiar y un ejemplo que seguir, sino con un compañero que está continuamente a nuestro lado. La fe del cristiano no está puesta en el protagonista de un libro, en la historia de un hombre que vivió y murió, sino en uno que resucitó de entre los muertos y está vivo para siempre.Efe_1:13). Son noticias de ese poder que nos perdona el viejo pecado, nos libra del pecado presente y nos da fuerzas para vencer al pecado en el futuro. Son buenas nuevas de victoria.
La palabra euaggelion significa "buenas nuevas" o "buenas noticias", y, cuando la estudiamos, estamos por necesidad en el mismo corazón y centro de la fe cristiana. Euaggelion es, característica y específicamente, una palabra cristiana, que apenas tiene historia fuera del NT. En el griego clásico presenta tres significados.
(I) Originalmente significó "la recompensa dada a un mensajero por traer buenas noticias". Así es como se usa en la Septuaginta (
(II) Después significó "los sacrificios hechos a los dioses cuando se recibían las tales buenas noticias".
(Ill) No fue en el griego clásico, sino en el helenista tardío, donde adquirió el significado en sí de "buenas noticias". En la Septuaginta se usa respecto de las "buenas noticias de victoria" (
En la Septuaginta, hay también dos formas de utilizar la palabra que son dos tímidos anticipos del uso que tendría en el NT. En Salmos, el verbo correspondiente se utiliza para publicar la justicia y la salvación operadas por el poder de Dios (
En los papiros, tanto el nombre como el verbo apenas se utilizan. El verbo (euaggelizesthai) se usa respecto del esclavo que está dando la noticia de la victoria de algún general, y el nombre (euaggelion) aparece en una inscripción, donde se lee que el nacimiento del emperador romano Augusto era el comienzo de una serie de buenas noticias para el mundo. Pero es el NT donde euaggelion llega a ser una gran palabra trascendente.

0 comentarios:

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal