domingo, 31 de julio de 2011

EL ESPÍRITU SANTO: ¿UNA PERSONA O UNA FUERZA?


ATRIBUTOS PERSONALES DEL ESPÍRITU SANTO
ATRIBUTOS PERSONALES DEL ESPÍRITU SANTO

“EN LA Biblia, el uso de la expresión “espíritu santo” indica que es una fuerza controlada…puede compararse con la electricidad, una fuerza que puede emplearse para una gran variedad de funciones…En una ocasión el espíritu santo apareció en forma de paloma. En otra ocasión se presentó como lenguas de fuego... pero nunca como persona… algunos textos bíblicos dicen que el espíritu habla… La acción del espíritu en esos casos se asemeja a la transmisión de mensajes por ondas de radio….”—¿Debería creer usted en la Trinidad?, pp. 20-22


Al atribuir las acciones del Espíritu Santo a ser como una simple fuerza, como las “ondas de radio” o la “electricidad,” la Sociedad afirma que el Espíritu Santo “nunca” aparece como una persona. Como se discutió previamente, lo que califica a un ser como “persona” son los atributos de individualidad que el ser posee, y no que si el ser tiene un cuerpo físico o no. Simplemente porque Satanás nunca se ha aparecido en la forma de un hombre, esto no implica en lo más mínimo que él no sea una persona. De la misma manera, simplemente porque el Espíritu Santo ha aparecido en otras formas, distintas a la de un hombre, esto no implica en lo más mínimo que Él no sea una persona, especialmente dado el hecho de que Él posee todos los atributos calificativos de individualidad personal. Note los siguientes ejemplos:
EL ESPÍRITU SANTO TIENE UNA MENTE:
ROMANOS 8:27: “Mas el que escudriña los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque conforme a la voluntad de Dios intercede por los santos.”
1 CORINTIOS 2:10-11: “Pero Dios nos las reveló a nosotros por el Espíritu; porque el Espíritu todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios… Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino el Espíritu de Dios.”
EL ESPÍRITU SANTO TIENE EMOCIONES:
EFESIOS 4:30: “Y no contristéis al Espíritu Santo de Dios….”
ISAÍAS 63:10: “Pero ellos…se rebelaron e hicieron que su espíritu santo se sintiera herido.”—Traducción del Nuevo Mundo
MIQUEAS 2:7: “...¿se ha acortado el Espíritu de Jehová? ¿Son estas sus obras?”
HEBREOS 10:29: “¿...e hiciere afrenta al Espíritu de gracia?”
EL ESPÍRITU SANTO TIENE VOLUNTAD Y DA ÓRDENES:
1 CORINTIOS 12:11: “Pero todas estas cosas las hace uno y el mismo Espíritu, repartiendo a cada uno en particular como él quiere.”
HECHOS 8:29; 13:2,4; 16:6: “Y el Espíritu dijo a Felipe: Acércate y júntate a ese carro... dijo el Espíritu Santo: Apartadme a Bernabé y a Saulo para la obra a que los he llamado.... ellos, entonces, enviados por el Espíritu Santo... les fue prohibido por el Espíritu Santo hablar la palabra en Asia.”
2 SAMUEL 23:2: “El Espíritu de Jehová ha hablado por mí, Y su palabra ha estado en mi lengua.”
EL ESPÍRITU SANTO ES TRATADO COMO UNA PERSONA Y HACE COSAS QUE SÓLO UNA PERSONA PUEDE HACER:
JUAN 14:16; 15:26: “Y yo rogaré al Padre, y os dará otro Consolador.... Pero cuando venga el Consolador, a quien yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio acerca de mí.…”

Con respecto a que el Espíritu Santo es nuestro Consolador, Ron Rhodes nota lo siguiente:
“Ahora, hay dos palabras en el idioma griego para la palabra en inglés ‘otro’: La primera (heteros) significa ‘otro de un tipo diferente.’ La otra palabra griega (allos) significa ‘otro del mismo tipo.’ Es esta segunda palabra, allos, que es usada en Juan 14:16.  Así que Jesús está diciendo que Él le pedirá al Padre que envíe otro Consolador del mismo tipo que Él mismo —esto es, ¡personal!”—Reasoning from the Scriptures with Jehovah’s Witnesses, 1993, p. 212
ROMANOS 8:26: “Y de igual manera el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad; pues qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles.”
JUAN 14:26: “Mas el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, él os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que yo os he dicho.”
1 TIMOTEO 4:1: “Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán.…”
HECHOS 5:3-4: “Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo…?...No has mentido a los hombres,  sino a Dios.”

Ahora tomemos algunos de estos mismos versículos y donde diga Espíritu Santo, vamos a sustituirlo con la palabra “ondas de radio” o “electricidad” y veamos como se leerían.
“...pero las ondas de radio mismas interceden por nosotros con gemidos indecibles. Mas el que escudriña los corazones [Dios] sabe cuál es la intención de las ondas de radio… porque la electricidad todo lo escudriña, aun lo profundo de Dios… Así tampoco nadie conoció las cosas de Dios, sino la electricidad de Dios… Más ellos fueron rebeldes, e hicieron enojar su electricidad… Y no contristéis las ondas de radio de Dios… ¿Cuánto mayor castigo pensáis que merecerá el que… hiciere afrenta a las ondas de radio de gracia?... ¿se ha acortado la electricidad de Jehová?... Y dijo Pedro: Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses a la electricidad…?”
¿Cómo puede una fuerza impersonal expresar personalidad? Yo no puedo hacer que la electricidad en mi habitación exprese mi personalidad, como tampoco puedo causar que las ondas de radio se “sientan” heridas. Al considerar estos pasajes, la irracionalidad de interpretar al Espíritu Santo como una simple fuerza, se manifiesta claramente. Lo siguiente es una discusión de algunos de los argumentos que la Sociedad Watchtower emplea para tratar de justificar su razonamiento:
“...en cuanto a Sansón, Jueces 14:6 relata: ‘El espíritu de Yahvéh le invadió…’... ¿Entró o de hecho se apoderó de Sansón una persona divina, y se valió de su cuerpo para hacer lo que hizo? No…Hechos 2:1-4 relata que los discípulos estaban reunidos en el Pentecostés cuando...‘todos se llenaron de espíritu santo…’…Se insta a la gente a llenarse de espíritu santo y no de vino. (Efesios 5:18)… Expresiones como esas no serían tan comunes si el espíritu santo fuera en realidad una persona.”—¿Debería creer usted en la Trinidad?, pp. 21-22
¿Es este un argumento factible?  Consideremos el siguiente pasaje:
“Al llegar él a tierra, vino a su encuentro un hombre de la ciudad, endemoniado… al ver a Jesús, lanzó un gran grito, y postrándose a sus pies... Porque mandaba al espíritu inmundo que saliese del hombre, pues hacía mucho tiempo que se había apoderado de él…Y le preguntó Jesús, diciendo: ¿Cómo te llamas? Y él dijo: Legión. Porque muchos demonios habían entrado en él.”—Lucas 8:27-30
¿Es creíble discutir que los demonios o ángeles caídos no son personas porque ellos entran y se “apoderan” de los humanos? ¿Es el apóstol Pablo menos persona porque él declara en 2 Timoteo 4:6, “Porque yo ya estoy para ser sacrificado....”1. ¿Y qué de los siguientes pasajes donde leemos que el Padre y Jesús “llenan” a la gente?
“…para que seáis llenos de toda la plenitud de Dios…un Dios y Padre de todos, el cual es sobre todos, y por todos, y en todos.”—Efesios 3:19; 4:6

“…la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos… y lo dio por cabeza sobre todas las cosas a la iglesia, la cual es su cuerpo, la plenitud de Aquel que todo lo llena en todo. Para que habite Cristo por la fe en vuestros corazones… ¿O no os conocéis a vosotros mismos, que Jesucristo está en vosotros, a menos que estéis reprobados?”—Efesios 1:20, 22-23; 3:17; 2 Corintios 13:5
Dado que sabemos que es un hecho que el Padre, Jesús, y los demonios no son menos personas simplemente porque ellos “llenan” a las personas, debemos por lo tanto concluir que este argumento de la Watchtower es insostenible, porque el Espíritu Santo no es menos persona que el Padre y el Hijo.
“No es rara la personificación de ciertas cosas en las Escrituras. Se dice que la sabiduría tiene hijos. (Lucas 7:35) Se llama reyes al pecado y la muerte. (Romanos 5:14, 21)…Pero, por supuesto, el pecado no es una persona; tampoco el personificar al espíritu santo lo hace una persona celestial. De modo similar, en 1 Juan 5:6-8 (VP) se dice que, no solo el espíritu, sino también “el agua y la sangre” son testigos. Sin embargo, es obvio que el agua y la sangre no son personas, como tampoco lo es el espíritu santo…En Mateo 28:19 se hace referencia al “nombre [...] del espíritu santo”. Pero la palabra “nombre” no siempre se refiere a un nombre personal…El libro Word Pictures in the New Testament (Cuadros comunicados por palabras en el Nuevo Testamento), de Robertson, dice: “El uso de nombre (onoma) aquí es un uso común en la Septuaginta y en los papiros para referirse a poder o autoridad’.” —¿Debería creer usted en la Trinidad?, pp. 21-22
Con respecto a la personificación de la sabiduría y muerte en la Escritura, Peter Barnes2. menciona lo siguiente:
“Es vitalmente importante entender que el atributo puramente abstracto de la sabiduría es personificado sólo una vez en todo el Nuevo Testamento. También, el pecado es personificado sólo cinco veces y la muerte seis veces, por otro lado, el Espíritu Santo es personificado más de cien veces. Positivamente no hay paralelos válidos entre la manera en la cual los escritores del Nuevo Testamento hablaron del Espíritu Santo y su personificación esporádica de cosas totalmente abstractas.” —The Truth About Jesus And The Trinity, (La verdad acerca de Jesús y la Trinidad) 1994, p. 48 (Traducido del inglés)
La afirmación de que el Espíritu Santo no es una persona porque está asociado con objetos impersonales, es otro argumento que no es creíble, debido a que la Escritura también asocia a Jesús con objetos impersonales como los siguientes:
PUERTA (Juan 10:9)VIÑA (Juan 15:1)ROCA (1 Corintios 10:4)PIEDRA (1 Pedro 2:6-8)
PAN (Juan 6:41)VERDAD (Juan 14:6)LUZ (Juan 8:12)PALABRA (Juan 1:1)
Con respecto al argumento de la Watchtower de que la palabra “nombre” usado en referencia al Espíritu Santo sólo se refiere al poder y la autoridad, Robert Bowman comenta:
“El folleto ofrece dos puntos para refutar este argumento. En primera, ellos declaran que ‘la palabra “nombre” no siempre significa un nombre personal, ya sea en griego o en inglés,’ y da como ejemplo la expresión ‘en el nombre de la ley’ (p. 22). Sin embargo, no dan ejemplos del griego bíblico. De hecho, la palabra griega para ‘nombre’ (onoma) es usada unas 228 veces en el Nuevo Testamento, y con la excepción de cuatro nombres de lugares (Marcos 14:32; Lucas 1:26; 24:13; Hechos 28:7; ver también Apocalipsis 3:12) siempre se refiere a personas. El leer el modismo moderno ‘en el nombre de la ley’ en Mateo 28:19 es simplemente anacrónico. En segunda, el folleto cita a Word Pictures in the New Testament (Cuadros comunicados por palabras en el Nuevo Testamento) por A.T. Robertson, diciendo que la palabra nombre es usada ‘para poder y autoridad.’ Eso es verdad, por supuesto, pero significa el poder o autoridad de alguien, nunca una fuerza impersonal. Una fuerza impersonal no puede tener autoridad; sólo una persona puede tenerla.”—Why You Should Believe in the Trinity, (Por qué usted debería creer en la Trinidad) pp. 114-115 (Traducido del inglés)
“JESÚS asemejó el espíritu santo a un ‘ayudante’, y dijo que este enseñaría, guiaría y hablaría. (Juan 14:16, 26; 16:13)…Por otra parte, cuando se usa la palabra griega neutra para espíritu (pnéu·ma), apropiadamente se usa el pronombre neutro ‘ello.’ ”—¿Debería creer usted en la Trinidad?, p. 22
Aunque es verdad que las reglas de la gramática griega requieren que los pronombres personales neutros sean usados en conjunción con sustantivos neutros, Peter Barnes es astuto al observar que “en el mismo capítulo en el cual el artículo de la Watchtower hace referencia, específicamente en Juan 16:13-14, hay tres instancias notablemente claras donde el pronombre masculino personal se usa en conexión con la palabra neutra ‘Espíritu.’ ”3. En otras palabras, el apóstol Juan rompió las reglas gramaticales del griego cuando escribió Juan 16:13-14, porque el usó el pronombre personal “él” en referencia al sustantivo de género neutro “Espíritu.” ¡Que tal está eso para indicar personalidad! Ron Rhodes también comenta:
“La razón principal por la cual los testigos de Jehová dicen que el Espíritu Santo es una ‘fuerza activa’ es porque la palabra griega para ‘Espíritu’ (pneuma) es neutra. Sin embargo, como es notado arriba, este razonamiento es erróneo, dado que el género de la palabra tiene que ver con la forma gramatical de la palabra y no con el género físico mismo. Por ejemplo, uno encontrará que en la Escritura, los términos neutros son usados en referencia a infantes (Lucas 1:41, 44; 2:16; 18:15), niños (Marcos 5:39-41), niñas (Mateo 9:24, 25; Marcos 5:41, 42), espíritus inmundos (Mateo 12:24, 27, 28; Marcos 7:26, 29, 30), y ángeles (Hebreos 1:14). Obviamente, cada uno de estos seres tiene personalidad, aunque se usó un término neutro en referencia a ellos. Entonces, podemos concluir con confianza, que el uso de un término neutro no indica una falta de personalidad.”—Reasoning from the Scriptures with the Jehovah’s Witnesses, (Razonamiento a partir de las Escrituras con los testigos de Jehová) 1993, pp. 213-214
En la página 21 del folleto de la Trinidad, la Sociedad cita a Edmund Fortman al declarar: “Aunque frecuentemente se describe este espíritu en términos personales, parece muy claro que los escritores sagrados [de las Escrituras Hebreas] nunca concibieron ni presentaron distintamente este espíritu como si fuera una persona.” Sin embargo, ellos fallan en notar que Fortman continúa diciendo:
“Quizás se puede decir que algunos de estos escritos acerca de la palabra, la sabiduría  y el espíritu han provisto un ambiente en el cual la pluralidad dentro de la Deidad fue concebible para los judíos. Sin embargo, estos escritores definitivamente nos dan las palabras que el Nuevo Testamento usa para expresar la Trinidad de personas, Padre, Hijo, Palabra, Sabiduría, Espíritu.”—The Triune God, (El Dios Trino) p. 9
En la página 22, la Sociedad continúa citando a Fortman al declarar: “Para los judíos el espíritu nunca fue persona; tampoco hay prueba sólida de que algún escritor del Antiguo Testamento tuviera ese punto de vista. [...] En los [Evangelios] sinópticos y en Hechos el Espíritu Santo por lo general se presenta como una fuerza o poder divino.” Observe como la primera declaración es separada de la segunda declaración por puntos suspensivos. La Sociedad sacó estas declaraciones de dos páginas diferentes del libro de Fortman y las tomó fuera de contexto. Note los contextos de los cuales estas dos citas son tomadas:
El espíritu de Yahweh era a menudo descrito en términos personales. El espíritu fue contristado, guió a los hombres, los instruyó, les causó descanso (Salmo 143:10; Nehemías 9:20; Isaías 63:10, 14). Pero parece bastante claro que para los judíos el espíritu nunca fue persona; tampoco hay prueba sólida de que algún escritor del Antiguo Testamento tuviera ese punto de vista. Unos pocos estudiosos hoy en día mantienen, sin embargo, que aunque el espíritu es usualmente presentado como una fuerza divina impersonal, existe una suposición subyacente que el espíritu era un agente consciente, el cual ‘ha provisto un entorno en el cual la pluralidad dentro de la Deidad era concebible.’ ” —The Triune God, (El Dios Trino) p. 6

En los [Evangelios] sinópticos y en Hechos el Espíritu Santo por lo general se presenta como una fuerza o poder divino”. Pero en algunos pasajes los escritores sagrados dejan una impresión vívida que para ellos Él era alguien distinto del Padre y del Hijo con una existencia personal distinta.”—The Triune God, (El Dios Trino) p. 15
La Escritura no tan sólo revela que el Espíritu Santo es una persona, sino que Él también es Dios:

· HECHOS 5:3-4: “Ananías, ¿por qué llenó Satanás tu corazón para que mintieses al Espíritu Santo…?... No has mentido a los hombres, sino a Dios.”
· 2 CORINTIOS 3:17: “Ahora bien, Jehová es el Espíritu; y donde está el espíritu de Jehová, hay libertad.”—Traducción del Nuevo Mundo de las Santas Escrituras
JEHOVÁ HABLÓ
EL ESPÍRITU SANTO HABLÓ
ISAÍAS 6:8-10: “Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? …Y dijo: Anda, y di a este pueblo: Oíd bien, y no entendáis… para que no vea con sus ojos…ni se convierta, y haya para él sanidad.”
HECHOS 28:25-27: “…Bien habló el Espíritu Santo por medio del profeta Isaías a nuestros padres, diciendo: Ve a este pueblo, y diles: De oído oiréis, y no entenderéis… Para que no vean con los ojos, Y oigan con los oídos…Y se conviertan, Y yo los sane.”


0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal